fbpx

¿ Cómo afecta el Tabaco a los Implantes Dentales?

El tabaco retrasa la cicatrización de los tejidos afectando al éxito de los implantes.

Todos sabemos que el consumo habitual de tabaco es malo para la salud en general. Mayores riesgos de contraer cáncer en diferentes localizaciones, mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, transtornos respiratorios…. Todo ello son algunas de las consecuencias de fumar en nuestro organismo.

El tabaco influirá de manera negativa en la salud dental, pudiendo afectar de manera negativa en la colocación de los implantes dentales e incluso una vez colocados afectando a la osteointegración pudiendo ser una de las posibles causas de la pérdida del implante dental, así como para el desarrollo de lesiones carcinógenas y alteraciones de la respuesta inmune.

Se han realizado muchos estudios en los que se ha visto que el tabaco afecta en el proceso de osteointegración de los implantes dentales y que el hábito del tabaco está directamente relacionado con el fracaso de los mismos. Muchas de estas consecuencias pueden ser reversibles siempre y cuando se cese el hábito.

Implante integrado en el hueso con la corona colocada

Esto es debido, a que el tabaco influye en la cicatrización, ya que al ser vasoconstrictor reduce la cantidad de aporte sanguíneo al hueso, a la encía y a la mucosa que lo envuelve, reduciendo la capacidad de defensa del organismo a posibles infecciones de las zonas operadas. Todo ello hace que hoy en día podamos saber que el porcentaje de implantes dentales fracasados en pacientes fumadores es mayor que en pacientes no fumadores.

Con todo esto, podemos afirmar que el tabaco no supone una contraindicación a la hora de colocar los implantes, pero sí que supone un riesgo para la osteointegración y el tiempo de duración en boca de los implantes dentales.

Ante un paciente fumador siempre le daremos las mismas recomendaciones por parte de nuestros odontólogos y cirujanos maxilofaciales que consistirían en: o dejar completamente el hábito tabáquico o, por lo menos, reducir la cantidad de cigarros que fuma el paciente al día. 

Dra. Ana García Laínez
Médico Especialista en Cirugía Maxilofacial de Odontogen

De todas formas, si un paciente fumador se somete a la intervención de colocarse implantes dentales y decide seguir fumando a pesar de nuestras recomendaciones, debe de tener en cuenta los riesgos que este hábito puede provocar y que puede encontrarse con un rechazo de los implantes por parte de su cuerpo.

Al realizar un tratamiento de estas características, lo ideal sería dejar el tabaco de manera definitiva, pero para aquellas personas que no pueden o no quieren dejarlo, les recomendamos que dejen de fumar al menos dos semanas antes de la intervención, así como 8 semanas después, para favorecer la mejor integración del implante.

Si eres un paciente fumador y quieres ponerte un implante dental, no dudes en pedir una cita en nuestra consulta, siguiendo nuestras recomendaciones el tratamiento será todo un éxito.

Recuerda que estamos en el Edificio de Consultas Externas del Hospital Viamed Santa Ángela De la Cruz.